GRUPO PLAZA

TRAS EL CIERRE DE DADÁ

El MuVIM reconvierte su librería en sala de exposiciones

20/03/2021 - 

VALÈNCIA. Hace casi dos años desde que la librería Dadá anunciaba el cierre temporal de su sede en el Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM), dejando al museo de la Diputación de València sin uno de los espacios que hasta entonces había marcado, en cierta medida, su relación con el público de la ciudad. A pesar de que un primer momento así se anunció, como temporal, después se confirmaría la marcha definitiva dejando un espacio vacío en la sede. Hasta ahora, pues el museo valenciano ha optado por dar carpetazo -de momento- y reconvertir el espacio hasta ahora utilizado como librería en una nueva sala de exposiciones.

De hecho, desde hace apenas unos días el espacio acoge una exposición, La catedral del marbre, de la artista valenciana Lola Bonet i Palop. La muestra fue abierta -aunque sin acto de inauguración ni pase de prensa- en el contexto de las actividades del 8 de marzo. La artista ganó en 2016 la beca Alfons Roig, gracias a la cual realizó las obras que ahora exhibe, una composición basada en la idea de no-paisaje a través de obras realizadas con técnicas y materiales que le permiten reiterar la imagen.

Según explican desde el museo a este diario, tras la renuncia de la última adjudicación de la librería del MuVIM, y “tras los intentos de adjudicación por parte del departamento de Contratación de la Diputación de València”, el museo ha decidido utilizar el espacio “temporalmente” como sala expositiva para ampliar su oferta y programación; aumentar el aforo del museo siguiendo las pautas sanitarias; y para estudiar la idoneidad del espacio mientras se plantea una solución definitiva. 

No es el único caso de ruptura entre centros expositivos y librerías, espacios habituales en museos de todo el mundo pero que no acaban de encontrar un encaje en València. De hecho, el MuVIM repitió entonces la historia del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), en el que la librería cerró dos años antes de que finalizara el contrato. Su salida, de igual forma, no supuso la explotación del espacio por otra empresa, sino que acabó pasando a formar parte del espacio expositivo. También cerró en el Museu de Belles Arts de València en hasta dos ocasiones, aunque ahora cuenta con una nueva promesa de apertura. En otros centros no llegó ni a materializarse, como es el caso de Les Arts, que inició en 2016 un procedimiento para la instalación, montaje y explotación de una tienda de merchandising y que nunca se formalizó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email