Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

PODCAST Hablamos de Europa

Alzira arranca un proyecto europeo para ayudar a los niños con problemas emocionales


´El libro de las emociones´ recoge cómo educar la inteligencia emocional de los más pequeños y analizará los efectos del confinamiento

 

miércoles, 16 diciembre 2020

VALÈNCIA. El universo emocional de un niño puede ser, en ocasiones, infranqueable incluso para las personas que más le quieren y conocen.

¿Cuántas veces hemos oído la frase que un niño no viene con un libro de instrucciones? Por mucho instinto maternal, paternal o voluntad que se tenga, en ocasiones nos vendría bien una guía a los padres, educadores, tutores y a todo aquél que tenga relación con el menor. Y todo aún se complica más tras la llegada de la Covid a nuestras vidas, algo a lo que no nos hemos enfrentado nunca.

Uno de los objetivos de ‘Word of Emotions’, ( `El libro de las emociones ´) es poder analizar, saber enfrentarnos y manejar mejor las situaciones con las se encuentran educadores y padres de niños con necesidades emocionales de infantil y primaria de la Comunidad Valenciana. El origen de estos problemas pueden estar provocados por diferentes causas, desde un bajo coeficiente intelectual a ser superdotado, inmigrante no socializado, mobbing en el colegio o provenir de una familia desestructurada.

El libro es el primer paso de un proyecto europeo en el que participa el Ayuntamiento de Alzira. Carmen Herrero, directora de la Agencia de Desarrollo Local de Alzira y José Manuel González, responsable de Proyectos Europeos de IDEA, han explicado en los micrófonos de ´Hablamos de Europa´ la gran ayuda que puede suponer ´El libro de las emociones´, un punto de partida en el que aún quedan muchas páginas por escribir. Unas páginas que quieren que se escriban con las aportaciones, dudas  y experiencias de educadores y  padres que pueden ponerse en contacto con IDEA para colaborar.

La idea del proyecto surgió antes de la pandemia. Sin embargo, las consecuencias del confinamiento han cambiado la perspectiva del proyecto ya que ahora también recogerá cómo han vivido los niños la Covid-19: “La pandemia ha afectado muchísimo a los niños con necesidades especiales. Aún es pronto para saber cómo influirá en un futuro pero sí que podemos conocer cómo se sienten ahora. Estamos haciendo la foto de partida y en esa foto está la Covid. La gente no se puede aislar de sus emociones”, resalta Carmen Herrero.

No estamos preparados

Carmen Herrero comenta que la sociedad, la familia o el colegio no siempre están preparados para abordar el tema de la comprensión y la comunicación emocional. Los educadores deben recibir formación constante y los padres muchas veces son el origen del problema o no saben cómo afrontarlo. La pandemia ha provocado muchas situaciones nuevas y se deben analizar y proponer respuestas nuevas a hechos nuevos. El confinamiento, en algunos casos, ha sido una bomba de relojería para los niños.  Así, por ejemplo, si para un niño sin problemas aparentes, las clases online o no poder salir de casa ha supuesto muchas complicaciones, imaginemos cómo afecta a un niño con necesidades especiales el estar encerrado en un hogar desestructurado, con padres con problemas de alcoholismo o de malos tratos, por poner solo algunos ejemplos.  

Como añade José Manuel González,  las clases online han provocado nuevos casos o agravados los ya existentes.  Si, por ejemplo, un niño tenía dificultades de integración o socialización antes de la pandemia, el aislamiento provocado por confinamiento los ha acentuado.  El responsable de proyectos europeos de Alzira confía en que los menores saldrán fortalecidos de la pandemia si se le ofrecen las herramientas adecuadas. Lo que hay que evitar es provocarles un de estrés emocional añadido. "Sin darnos cuenta les metemos el miedo en el cuerpo. Hay que evitar mantener determinadas conversaciones delante de los niños que les puedan crear ansiedad", incide Herrero.

Aunque el proyecto se dirige especialmente a los niños con ciertas necesidades puede ser también muy útil a cualquier tipo de persona que esté interesada en cómo se debe educar a un menor. Aspectos tan importantes como decir a un niño “Te quiero” y destacar las cosas que hace correctamente son imprescindibles para fortalecer su personalidad. No quiere decir que no se corrijan conductas inapropiadas, pero se debe hacer de la mejor forma de posible. La evolución de la afectividad está determinada por la imitación del niño de las actitudes o emociones de quienes lo rodean, pero también por la transferencia de las experiencias afectivas. Lo que influye en gran medida en el destino de una persona es la Inteligencia Emocional. El libro recoge ejemplos de situaciones cotidianas y cómo abordarlas.   Es importante que los adultos se involucren en juegos y actividades relajantes con los niños, sus actividades favoritas en las que se sienten cómodos. De esta forma, el mensaje que se transmite al niño es que es lo suficientemente importante como para que un adulto pase su tiempo con él,  que son valiosos y amados por los demás, independientemente de su comportamiento. Otras  recomendaciones para establecer una mejor relación con el menor es adoptar un tono serio cuando el niño nos dice algo qué considera importante, establecer contacto visual en su mismo nivel, tomar decisiones de forma independiente y escucharlo con atención cuando quiera hablar con nosotros.

Incremento de suicidios

Por otra parte, en los últimos años se han incrementado los casos de suicidio y, además, en edades más tempranas. Esto no ocurre solo en España sino también en toda Europa. Uno de los principales objetivos de la Comisión es acabar con las causas que llevan a los más jóvenes a tomar esta dramática decisión.  Como destaca Carmen Herrero “es fundamente integrar ambos mundos del niño, el del cole y el de casa”.

El proyecto tiene una duración de dos años y  todos los datos que se recopilen se utilizarán a nivel europeo. IDEA hace un llamamiento a padres, abuelos, formadores, escuelas, guarderías, centros de trabajo social y cualquier otra persona o colectivo interesado para que participen en el proyecto. Para ello, solo tienen que entrar en la página web de IDEA y expresar su voluntad de colaborar. Se realizarán talleres y seminarios formativos con la posibilidad de viajar a los países socios del proyecto, como Suecia, Italia, Rumanía o Turquía  para intercambiar experiencias y conclusiones. El proyecto cuenta con un presupuesto de 157.515€

Podcasts Relacionados

next

Conecta con nosotros

Plaza Radio, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín

Todos los días a primera hora en tu email