GRUPO PLAZA

La nueva vivienda pública en València, en mínimos: cuatro pisos en seis años

12/05/2021 - 

VALÈNCIA. Una promoción de cuatro viviendas. Es la única que se ha terminado del plan de construcción de vivienda del Ayuntamiento de València tras seis años desde que se constituyera el gobierno de izquierdas, conformado por Compromís, PSPV y València en Comú desde 2015, y que se reeditó en 2019 sin la formación morada. Ni la empresa pública Aumsa ni la propia concejalía de Vivienda -creada hace seis años- han conseguido ejecutar más de una promoción pública, cuya construcción ha sido impulsada desde la mercantil municipal.

Por un lado, Aumsa anunció en 2018, cuando la presidía el edil Vicent Sarrià, un Plan de Vivienda 2018-2021 que contemplaba la construcción de diez edificios de viviendas de alquiler asequible: seis edificios en Ciutat Vella y otros cuatro de mayor tamaño en Moreres y en Tarongers. El plan ascendía a una inversión de 26,6 millones de euros y sumaba un total de 177 viviendas. Más tarde se amplió a 327 viviendas y 54,5 millones de euros, cofinanciados por el Banco Europeo de Inversiones. Sin embargo, sólo se ha finalizado un edificio (calle Tapineria, 20) de cuatro viviendas.

Así por ejemplo, la construcción y rehabilitación de los cinco restantes edificios en Ciutat Vella sigue su tramitación administrativa. Según el último resumen de la situación elaborado por Aumsa, del pasado mes de abril, los edificio de la calle Sogueros (4 viviendas) o Ripalda (4) están a la espera de que se liciten o se adjudiquen las obras. Otro edificio en la calle Ripalda (9 viviendas) también está pendiente de que se apruebe el proyecto de reparcelación. En las calles Fos y Tapineria (7 y 4 viviendas respectivamente) está pendiente la presentación de un proyecto modificado.

Pero más allá del casco histórico, el plan contempla dos nuevos edificios en la calle Moreras, con 130 viviendas entre los dos, que están a la espera de licencia de obra o la misma se solicitará "en breve". Otra nueva construcción en la calle Hortolanes (68 viviendas) espera su licencia y otra, en Barracas del Figuero (22 pisos), está en proceso de adjudicación de sus obras. Asimismo, se recoge la construcción de un edificio en la Avenida de los Naranjos con 75 nuevas viviendas, también a la espera de la licencia de obra.

Todo ello con lo que respecta a Aumsa. Pero la concejalía de Vivienda tampoco ha resultado en gran éxito con la construcción de vivienda pública. El pasado mandato, cuando encabezaba el departamento la concejala de València en Comú Maria Oliver, no se inició ni un solo proyecto de construcción. Se ha hecho a principios de 2020, bajo el mandato de la edil de Compromís Isa Lozano. Pero todavía está en una fase inicial.

Se trata de un solar arropado de antiguas edificaciones, en pleno barrio histórico de Ciutat Vella, muy próximo al Micalet, y en una estrecha calle, la de Juristas. Presenta restos de un palacio tardogótico del siglo XV o XVI y se ha proyectado allí un edificio residencial desde la concejalía de Lozano, el primero de la concejalía. El pasado mandato se calculó que cabrían una veintena de pisos, pero es probable que el número de viviendas final sea menor al inicialmente previsto. Los trabajos arqueológicos previos mantienen a la espera la ejecución posterior de las obras.

En definitiva, apenas una promoción, la de Tapineria, ya ha sido entregada, por el momento. Una situación que este martes el Partido Popular criticó con severidad porque, señaló, de esta manera "el parque municipal de vivienda pública de alquiler no va a ayudar a contener el precio del mercado de vivienda". La portavoz del PP, María José Català, criticó que "prácticamente ninguna de las viviendas previstas está construida" y previó que las promociones de Aumsa "no estarán listas hasta el periodo 2021-2023".

"En cinco años sólo han sido capaces de poner en marcha cuatro viviendas para una ciudad como Valencia, esto demuestra el fracaso de la política de vivienda del Gobierno de Ribó y PSOE”, añadió Català en este sentido, para incidir más tarde en la "incapacidad demostrada para adjudicar la totalidad del presupuesto del programa municipal de reforma y alquiler de viviendas vacías, el programa Reviure".

El programa Reviure, impulsado desde la concejalía de Vivienda, subvenciona la reforma de viviendas de propiedad privada que se encuentran deshabitadas y vacías con la condición de que se destinen a alquiler asequible con un uso social. Pero la primera edición del programa, sin embargo, y como era de prever, no consiguió cumplir sus expectativas al quedar dos tercios de los 500.000 euros previstos sin adjudicar. Se entregaron ayudas a nueve viviendas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email