Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

PODCAST Pegando La Hebra

Eugenia Tenenbaum: nuevos modos de leer el pasado

Historia del arte en la comprensión de nuestro presente

jueves, 28 enero 2021

   Eugenia Tenenbaum se dedica a la divulgación de la historia del arte con perspectiva de género, y a la fotografía. A través de su prisma sobre el pasado, he podido deconstuir algunos significados que tenía arraigados sobre la actitud del arte, y al comprender que la auratizada figura del artista como genio atormentado, solo es una ficción que sublima y enmascara a hombres crueles, disociándolos de su obra. Afortunadamente, gracias a esto, también he interiorizado personalmente que no es necesario amputarse una oreja para mantenerme en la senda del arte. La labor de esta joven historiadora también está estratificada en otros niveles de lectura. Según Eugenia, los academicismos hacen que las personas se alejen del arte, sintiéndose rechazados por el mismo, mientras que su intención es acoger, con un lenguaje sencillo, honesto y directo a todo el que desee aprender.

   Eugenia tiene la valentía de poner sobre la mesa cuestiones candentes, ya que, a través de la crítica de los aprioris de la historia del arte, en el fondo, también se pueden cambiar otras cosas. Según Clement Greenberg, “la crítica no se realiza con la finalidad de subvertir la disciplina [del arte], sino para afianzarla en su área de competencia”, y es que en el fondo, todo lo que Eugenia nos transmite es amor al arte.

   Esta noche, en La Juventud Que Crea de Pegando la Hebra, nos ha explicado en qué medida cree que condiciona el estudiar historia del arte en la comprensión de nuestro presente, para reflexionar después sobre la alegorización de la mujer a lo largo de la historia del arte, entendiendo el arte como parte de la dialéctica del poder, y el lenguaje, como un elemento que modifica el imaginario, “la instrumentalización que se hace de la mujer, no como la mujer en sí misma, sino como todas esas ideologías y todas esas esperanzas y miedos e ideas que se han volcado en el concepto, en el signo de mujer en sí mismo, que por desgracia entre poco y nada tiene o ha tenido que ver con la realidad femenina a lo largo de la historia”. Citando a Simone De Beauvoir, “ningún sistema de opresión prospera si no cuenta con la complicidad del sector oprimido” y trasladándolo a la dualidad de cómo las mujeres han representado a las propias mujeres en el transcurso de la historia del arte, Eugenia expone que si la mirada masculina es la que ha regido el arte, en ocasiones las propias mujeres artistas, han participado de satisfacerla. Aunque también ha “habido mujeres cuya mirada disruptiva y femenina por así decirlo, no femenina entendido en un sentido esencialista en tanto en cuanto mujeres, sino en un sentido de construcción cultural, de persona sometida y atravesada a determinadas realidades que de alguna manera fluctúan en su producción artística. Pues ha habido mujeres que realmente han realizado obras que se salían de alguna manera de la tradición de la mirada masculina”.

   Eugenia conceptualiza su fotografía como un mecanismo de nostalgia, advirtiendo que son los pequeños detalles en los que uno se fija lo que diferencian la mirada de cada cual; y nos habla de su próximo proyecto, un libro con las ilustraciones de Inés Jim y las traducciones de Berta Ferrer de testimonios sobre lo que supusieron los juicios de brujería en Nueva Inglaterra en Estados Unidos donde Eugenia se encargará de hacer una revisión de perspectivas tanto étnicas, como de género y de clase. Para ampliar sobre la perspectiva de la posición de la mujer en el arte nos recomienda Grandes mujeres artistas, de la editorial Phaidon, y a artistas como Jenny Holzer o Rosa Bonheur. Finalmente, nos habla de su gato Basquiat, cuyo nombre le genera una contradicción porque, a través de revisar la historia y consecuente al planteamiento de que la obra es indisociable al artista, ha reparado en que quizás Basquiat era el tipo de artista que ella misma denuncia. ¿Víctima o verdugo? Afortunadamente, “errar” con el nombre que uno escoge para su gato, es un sinónimo de poner continuamente en revisión el conocimiento y la identidad propia, signo de vitalidad, que nos permite deconstruir, resignificar, sensibilizar y evolucionar como sociedad.

   Para entender mejor por qué no hemos de separar obra de artista, dónde están las mujeres en el futuro, pasado e imaginario del arte, podéis descubrir los vídeos y artículos de Eugenia 

Tenenbaum en redes sociales: https://www.instagram.com/eugeniatenenbaum/?hl=es y patreon www.patreon.com/eugeniatenenbaum

   De fondo, durante la entrevista, hemos tenido el placer de escuchar sucesivamente: Massage the history, Sonic Youth; Las brujas hermanas de Cocorosie, con Gallows y Hairnet Paradise, oniria, con Dreams de n u a g e s, y Get out of my head de Kiamya feat Atari Atanzo

Por Helena Delmar, que ha dirigido hoy este espacio, La Juventud Que Crede Pegando la Hebra.

Pegando la Hebra, dirige, María Vicenta Porcar, Plaza  Radio 101.5 y www.plazaradio.es.  Jueves (directo) y sábados (diferido) de 21:00 a 23:00h                                                                             

Podcasts en: www.pegandolahebra.com

Podcasts Relacionados

next

Conecta con nosotros

Plaza Radio, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín

Todos los días a primera hora en tu email