GRUPO PLAZA

caso erial

La UCO conecta el recorrido de 20 millones de euros de la trama de Zaplana en Andorra y Luxemburgo

Foto: KIKE TABERNER
12/05/2021 - 

VALÈNCIA. Los movimientos de dinero de la presunta red internacional creada por el exministro Eduardo Zaplana siguen tratando de conectarse por parte de los investigadores del conocido como caso Erial. Los últimos avances de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han permitido determinar, a través de dos informes recientemente aportados, el recorrido de alrededor de 20 millones de euros entre Andorra y Luxemburgo, todos ellos pertenecientes a la "organización criminal" que les atribuye la juez. 

La causa indaga en una supuesta trama liderada por el también expresidente de la Generalitat para el cobro de comisiones ilegales a través de la adjudicación del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana y de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV). Cantidades que se habrían desviado a diversas sociedades extranjeras con el fin de blanquearlas y, posteriormente, repatriarlas a España.

La sociedad matriz en todo este asunto es Imison Internacional, cuya suma total de fondos entre los años 2005 y 2009 llegó a ser de 11,2 millones de euros. Constituida en Luxemburgo y gestionada por Beatriz García Paesa, la sobrina del espía Francisco Paesa, la Guardia Civil cree que no sólo jugó un importante papel como sociedad pantalla, sino como "vehículo corporativo" a la hora de materializar el pago de las presuntas comisiones, de canalizar dinero opaco y de aglutinar un amplio conjunto de activos. 

Para su constitución, el que fuera director general de la Policía, Juan Cotino, entregó 640.000 euros en efectivo, según declaró García Paesa y mantienen los investigadores. Además, la familia del también expresidente de Les Corts transfirió a Imison 6,4 millones de comisiones ilícitas –en contraprestación por adjudicaciones de los parques eólicos y las ITV– desde Sedesa, según la UCO. 

Cuentas en Andorra y sociedades panameñas

Pero ahora existe una clave más, y es el recorrido del dinero –la mayor parte en efectivo– que se movió desde Andorra, tanto a esta sociedad como a otras. El origen de las cantidades que pasaron a través de este país –casi 10 millones de euros– siguen siendo uno de los grandes interrogantes de la investigación, pero su destino sí se ha ido concretando. Mediante cuentas administradas por el colaborador de Zaplana Joaquín Barceló, se produjeron diversas transferencias desde sociedades pantalla de Panamá (Puncak Services y Merceron Investments). De ahí, casi cinco millones pasaron a Imison. 

El resto siguió manejándose en cuentas del Principado usando más empresas panameñas para, finalmente, ser retirado en efectivo –hasta 2,3 millones según los investigadores–. El método utilizado y que permitía la banca privada andorrana es el llamado sistema de compensación: una persona que dispone de dinero en metálico se lo da a alguien que lo necesita de forma urgente sin desplazarse al banco ante la presencia de un gestor de la entidad. Quien recibía el dinero ordenaba entonces un traspaso de su cuenta a quien se lo había aportado y el gestor del banco realizaba los asentamientos de ingreso y reintegro. 

La forma en la que regresaron las cantidades de Imison a España fue diferente. A finales de 2009, inició un proceso de liquidación en favor de otras mercantiles, Disfey y Misnely, dirigidas por el despacho del testaferro de Zaplana, Fernando Belhot. Éste pasó a sustituir a García Paesa en la gestión fiduciaria de los activos. De un lado, la participación mayoritaria de 2,9 millones en la sociedad Medlevante, la cual sirvió para que el exministro comprara inmuebles. De otro, los fondos, que en ese momento ascendían a casi ocho millones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email